miércoles, 2 de agosto de 2017

QUE NO

Que no descansen tus huesos
Que la tierra no te acoja en sus entrañas
Que no vuelvas NUNCA a ese abrazo uterino del que todas venimos 
(y al que hemos de volver)
Las flores de tu corona
se regarán solo con lágrimas

de miedo
             de dolor
                         de asco
                                      de rabia

Nadie recordará tu nombre
Nadie dirá cuando mueras: siempre se van los mejores
Nadie pensará NUNCA: este tío fue un buen hombre

Yo te mal digo
Maldigo vuestras almas cobardes

Nosotras os mal decimos
Maldecimos cada uno de los pasos que deis a partir de ahora

Que se os derritan los ojos si nos miráis con desprecio
Que se os caigan los dientes si vais a reíros de nosotras
Que cualquier estrella se descuelgue del cielo y os desintegre si queréis hacernos daño 
(aunque sea a una sola)

Y vais a apretar el puño
lo sabemos
Para reventar los ojos de las niñas sin esperanza

Pero hoy esas niñas son fuego
         hoy esas niñas son llama
Arderéis si intentáis tocarlas

¿Hemos olvidado que al decir 57 mujeres asesinadas en realidad decimos 57 hombres asesinos?

No nos llaméis histéricas
No nos llaméis feminazis
No nos llaméis locas
Despertad, ayudadnos
Que os queremos de nuestro lado
Que nos están matando.